viernes, 22 de enero de 2010

"Mujeres Surrealistas Alraune"









Mis incursiones en el surrealismo tienen que ver más con el azar que con una decisión personal. Me encontraba yo en las salas de una inmensa biblioteca, y de pronto un libro que asomaba apenas del estante, comenzó a llamar mi atención. Se trataba “El hombre jazmín” de Ünica Zurn. No conocía yo a la autora pero su imagen en verde agua de la tapa me intrigaba sin saber por qué. En otra oportunidad abrí un libro de arte, también al azar, y me encontré con un cuadro para mí desconocido de De Chirico: “Los baños magnéticos”. Esta pintura, en el que unos hombres desnudos se sumergen en unas aguas de apariencia metálica, me desarmó por su sencillez y su extrañeza. Me di cuenta que eso era todo lo que yo siempre había aspirado en arte y que más allá de lo que fuera a conseguir o no, debía continuar por ese camino, por el camino del misterio, de los objetos inquietantes. Comencé a interesarme por la obra de varios surrealistas especialmente la de Max Ernst, así como también la obra pictórica y literaria de muchas mujeres que participaron del movimiento y que fueron injustamente relegadas al olvido: Mimi Parent, Remedios Varo, Leonora Carrington, Leonor Fini, etc. (la lista de mujeres surrealistas es muy extensa). Mi interés hacia el mundo femenino es de carácter reivindicativo, de modo que dado el desconocimiento tal que he notado de todas estas artistas, empezando en un principio por el mío propio, me propuse crear un sitio en la red social “Facebook” a fin de dar a conocer su obra. El sitio se llamó y se llama “Mujeres surrealistas Alraune”, en alusión a la Mandrágora, planta esotérica y mágica adorada por los surrealistas a propósito de su encantadora leyenda. Así fue como conocí a Enrique de Santiago que se interesó por mi grupo y me propuso participar en la muestra surrealista de “EL Umbral Secreto” a realizarse en Chile lal cual contaba con la participación de importantes personalidades del mundo del arte como mis pintores reverenciados Max Ernst y Leonora Carrington de los cuales mi obra es muy deudora. La experiencia fue maravillosa, exquisita, me permitió conocer a otras pintores que tenían unos intereses e inquietudes muy parecidos a las míos para compartir información y hacer amistad. Descubrí que no estaba sola en mi camino, y eso me hizo ganar en confianza y en ilusión. En Chile participé como grupo junto a siete pintoras maravillosas que conocí también a raíz de mi sitio Alaraune. Y creo que para ellas la experiencia fue tan magnífica como para mí. Hemos seguido por la red paso a paso todos los pormenores del evento y nos hemos sentido inmensamente honradas y maravilladas de poder aportar nuestro granito de arena. Yo participé con dos cuadros grandes “Vie de femme” y “Alraune-delirio” y una serie de acuarelas. Mi pintura incursiona en el mundo femenino y se hace un poco eco del imaginario de Leonora Carrington, aunque es un estilo diferente. Actualmente me desempeño en mi taller y preparo una expo surrealista en Madrid. Sigo investigando en el movimiento, leyendo mucho y estoy intensamente motivada.

María Prado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario