martes, 19 de enero de 2010

Sueño de una lágrima






¿Qué soñaría una lágrima si soñara? En esta pintura me surgió de representar un mundo lacrimoso: un ojo cumple la función de sol a la vez que una máquina absurda domina el centro entregándose a la fabricación de las lágrimas. A la izquierda del cuadro una muñeca juega con una extraña criatura menstruante y por la derecha en el cielo, vemos dos dedos alados copulando y celebrando un siniestro pacto de sangre. La luz que emana de una vela es una gota de agua que a la vez brota de un ojo en la lejanía. Veo también una cadena de lágrimas que una mano acaricia y que se repite adentro de un anillo ubicado en primer plano.

Es muy importante cuando se trabaja, que ningún espacio quede sin pintar. Hay que examinar cada centimetro cuadrado y fijarse bien en las terminaciones y en los detalles. La perfección no existe pero es necesario que el cuadro esté bien terminado. Yo diría que esto fundamental. Un pintor tiene que ser muy detallista y cuidar mucho su oficio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario